Las energías renovables: una industria imprescindible para los inversionistas.

La energía eléctrica es un recurso tan cotidiano que es fácil darlo por hecho. Desde la simple lámpara en nuestros hogares hasta la maquinaria pesada en la industria, el consumo de energía es lo que mueve el mundo: es un insumo de producción para las compañías y una necesidad de primer nivel para las personas.

Muchas veces parece como si ignorásemos que detrás de algo tan simple como accionar un interruptor existen grandes esfuerzos y enormes inversiones de capital en distintas fuentes.

Con esto en mente debemos explorar el sector de las energías renovables, su tendencia actual y el potencial que representa, tanto desde una perspectiva de negocios como una de recursos ambientales.

Para estas energías la última década ha sido de grandes movimientos tecnológicos y geopolíticos. Como resultado, han tenido grandes logros en economías de escala y de eficiencia en su rendimiento. Tales son los casos de las tecnologías eólica y solar-fotovoltaica, que han experimentado reducciones de precio en rangos de hasta 50% y 80%, respectivamente1.

Hoy, las fuentes renovables se posicionan cada vez más como una de las alternativas más baratas en generación de energía, sustentado también por los cambios regulatorios en su favor que se han instalado en múltiples países.

Históricamente, cuando hay grandes cambios tecnológicos, los primeros en aprovecharlos obtienen los mayores beneficios.

En este sentido, México tiene grandes ventajas competitivas para generación con energías renovables. Según datos de la IEA (International Energy Agency), nuestro país está dentro del top tres con mejor recurso solar —según mediciones de irradiación— a nivel mundial, además de tener grandes extensiones de tierra adecuada para este tipo de proyectos.

Adicionalmente, la cercanía y la fuerte relación comercial con la economía más grande del mundo da pie a una creciente demanda energética por la actividad industrial, que representa más del 60% del consumo de energía eléctrica en México2, sin considerar que el país vecino del norte puede ser un mercado muy atractivo por atender en este sector.

La conjugación de todo esto nos debe traer una palabra a la mente: oportunidad.

Imaginemos una transacción comercial en energías renovables: por un lado, el consumidor (comprador) logra grandes ahorros en su estructura de costos, inclusive capitalizando la publicidad de ser un impulsor de las energías limpias; por otro, el generador (vendedor) tiene un negocio de bajo riesgo, rentable y de largo plazo. Ambos cuentan con apoyo social e internacional.

Es el mejor ejemplo de una situación ganar-ganar, incluido un tercer involucrado en la transacción: el medio ambiente.

En realidad, pocas industrias cuentan con tantos factores positivos: apoyo social, estándar internacional, sentido económico, beneficio ambiental, bajo riesgo, entre muchos otros. Estas tendencias siguen presentando oportunidades de entrada a un mercado en auge, con mucho potencial de crecimiento, inclusive para los jugadores no tradicionales en la industria

En realidad, no hay razón justificable por la cual no deberíamos formar parte de esta transformación energética global, donde el sector privado será el principal impulsor no solo por razones de sustentabilidad corporativa y de buena publicidad, sino también por razones meramente económicas.

México no debe quedarse atrás con su nivel de oportunidad competitiva. Las energías renovables ya están presentes en más de 75 de países. La mayor actividad se concentra en Asia, Europa y Estados Unidos. Las economías emergentes como la nuestra aún se encuentran en etapa de crecimiento y, por lo mismo, tienen un techo muy alto de potencial.

Los recursos de combustibles fósiles tienen vida limitada; las energías renovables… bueno, su nombre lo dice todo.

 

Fuentes:

  1. Fuente: IRENA (International Renewable Energy Agency) Corporate Sourcing 2018
  2. Fuente: PRODESEN 
Comparte este artículo
Ignacio Fernandez
Ignacio tiene más de 10 años de experiencia en el sector de capital privado, particularmente en inversiones inmobiliarias, análisis financieros y expansión para diferentes desarrolladores y empresas globales en México y Centroamérica. Ignacio es economista por el ITAM con estudios de Real Estate Investment Banking y Capital Markets en la Universidad de Nueva York. Actualmente dirige la gestión de inversiones en proyectos de energía renovables con capital privado e instituciones financieras.
Contacto: ignacio.m.fernandez.l@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.