La crisis y la oportunidad en los mercados inmobiliarios.

Este inicio de año ha estado lleno de retos y complicaciones que han generado una ola de incertidumbre en todos los mercados. Desde los gobiernos hasta las empresas se han visto obligados a replantear sus estrategias de inversión ante la llegada de la crisis económica y sanitaria propiciada por el COVID-19.

La tendencia de esta semana en los asuntos laborales en los Estados Unidos pudiera llevar a un crecimiento de más de dos puntos porcentuales en la tasa de desempleo en ese país. Ante esta crisis, la Reserva Federal (FED) tomó medidas de emergencia para inyectar liquidez y así tratar de mitigar el impacto de todo esto en los mercados. Además, el senado norteamericano aprobó un paquete de ayuda para la industria privada con un valor de dos billones de dólares.

La situación en México no es muy diferente. Banxico se ha visto forzado a bajar la tasa de interés y BBVA estima que habrá tres recortes más. El gobierno federal tendrá que apoyar a los sectores económicos más vulnerables, para hacerle frente a la proyección de crecimiento que tiene el país (-4% a -8%).

¿Qué debemos saber durante estos tiempos tan inciertos? La respuesta no es sencilla, pero lo que nos ha enseñado la historia es que siempre hay ciclos económicos con sus respectivas etapas de expansión y contracción.

En este sentido, nuestra memoria puede ser muy corta. Por ejemplo, el ciclo de expansión de Estados Unidos duró un periodo récord de 10.5 años tras la crisis financiera del 2008, por lo que muchos empezaban a asumir tal estado como la norma.

¿Qué quiero decir con esto? La economía se recupera y siempre hay que pensar en estrategias de largo plazo, especialmente cuando de administración de inversiones se trata.

Recordemos que, en determinadas situaciones, las mejores decisiones financieras se realizan a la hora de comprar y no necesariamente de vender un activo. Los expertos y los profesionales no dejan de invertir durante estas épocas; por el contrario, aprovechan las oportunidades para adquirir activos ante los des-balances en el mercado.

Durante tiempos de incertidumbre todos los sectores son afectados; sin embargo, del año 2000 a la fecha, los activos inmobiliarios han tenido un mejor desempeño que el mercado accionario. Dado que la referencia del mercado inmobiliario es muy particular a la ubicación de cada activo, los efectos de una recesión tendrán un efecto distinto dependiendo de la geografía.

Cuando la economía transita por turbulencias, uno de los primeros efectos en los mercados es la necesidad por liquidez. Por diferentes circunstancias, habrá inversionistas que tengan que deshacerse de activos para poder seguir con sus operaciones.

Lo mismo sucede en el mercado inmobiliario. Habrá oportunidades para adquirir propiedades a precios competitivos, simplemente porque la incertidumbre provocará que la oferta sobrepase la demanda.

Eso sí: el éxito de adquirir un buen activo inmobiliario dependerá de la calidad de investigación que se haga sobre él. Se deben tomar en cuenta factores como la ubicación, la reglamentación, el entendimiento del mercado, las estimaciones de demandas y el potencial del activo para generar flujo, entre otras.

Cuando no se realizan investigaciones a profundidad, la inversión en activos inmobiliarios puede ser mucho más riesgosa que otras. El buen análisis conlleva una posición de ventaja de cara a los des-balances y permite convertir estos momentos complicados en estrategias de largo plazo.

Sin duda alguna, este año será un reto. Sin embargo, recordemos que, en tiempos de incertidumbre, el inversionista con más información será quien podrá capitalizar un mayor número de oportunidades.

Comparte este artículo
David Urquiza
Especialista en la planeación y ejecución de proyectos inmobiliarios. David se destaca por maximizar el uso potencial de activos a través de análisis de investigación y estadística aplicada.
Contacto: david@orange.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published.